domingo, septiembre 25

Comunidades educativas se organizan para dar mantenimiento a sus instituciones

0

Pese a que los estudiantes del Liceo Rural de Jaris, en Mora, no asisten a lecciones presenciales desde marzo pasado cuando se cancelaron por la pandemia del Covid-19, en la institución siguen pendientes del mantenimiento y ornato de la edificación.

Gerardo Rojas Garita es un padre de familia de un estudiante que cursa octavo año y manifiesta su preocupación porque “el monte no perdona” y con el ingreso de la época lluviosa es un trabajo inminente.

Rojas advierte que como padre uno de los compromisos es cooperar y por ello, la comunidad educativa se ha organizado para que la institución no desaparezca entre la maleza.

Seidy López Madrigal, directora de la institución comenta que tienen un presupuesto bajo y por ello,  solicitaron ayuda a la comunidad cuando realizaban las primeras entregas de paquetes de alimentos y hubo una respuesta positiva.

“El personal docente aportó alimentos para darles desayuno a las personas, también hemos tenido colaboración de la Municipalidad de Mora, que a veces nos envían a las cuadrillas para cortar la hierba. También los docentes, han sacado ratitos para limpiar caños, canoas y recoger materiales que la misma naturaleza desecha”, dijo López.

En otros centros educativos como es el caso de la escuela Miguel Obregón Lizano en Alajuela, la nueva junta de educación nombrada ha sido motivo de sorpresa y entusiasmo para la administración de la institución.

Cinthya Mena, directora cuenta que la presidenta de la junta siempre está pendiente de los detalles y por su propia cuenta, y con sus propias herramientas, embellece las áreas verdes de la institución.

“Este pequeño gesto nos demuestra que todos tenemos una cuota de participación que va más allá de las responsabilidades y que con la ayuda de todas las personas seguimos pendiente y preparándonos para el retorno a las aulas”, dijo Mena.

Omar López, director de la escuela INVU Las Cañas, en la provincia de Alajuela resalta que la pandemia en su comunidad educativa ha activado el interés y la solidaridad. López dice que la junta de educación evaluó que con la ausencia de los niños en las aulas podían sacar provecho y en estos meses han mejorado partes de la infraestructura y crearon un espacio de juegos en el área de preescolar para motivar las actividades psicomotoras.

Compartir.

About Author

Deja un comentario