martes, enero 18

Trabajadores de la educación lo han dado todo pese a difícil contexto

0
  • “Somos el alma de la educación” es el lema para reconocerlo

Los trabajadores de la educación siempre han sido un eje fundamental en el desarrollo del país ya que son quienes forman generación tras generación a los ciudadanos que deberán mantener el bien de Costa Rica.

Es por eso que con la llegada de la pandemia este ha sido uno de los sectores que más rápido tuvo que adaptarse a las nuevas condiciones para poder continuar transmitiendo sus conocimientos.

Hoy por hoy en el país hay más de 90 mil trabajadores de la educación activos quienes debieron modificar, en tiempo récord, sus sistemas de enseñanza, sus metodologías y hasta aprender a utilizar las nuevas tecnologías para continuar con su labor.

Incluso muchos de ellos, sacando dinero de su bolsillo, fueron quienes se encargaron de brindar los aparatos o la conexión a internet a los estudiantes para que estos pudieran seguir estudiando.

Es así como el esfuerzo de estos funcionarios ha trascendido más allá de la enseñanza y formación académica de niños y jóvenes, siendo pilares fundamentales del desarrollo del país a través de la educación.

Reconocimiento

Todas estas personas que tienen que ver en el proceso educativo lograron la implementación de una nueva metodología de enseñanza basada en la virtualidad y hasta indagar sobre las condiciones socioeconómicas de cada estudiante en particular y aplicar rigurosamente los protocolos sanitarios.

El desempeño de docentes, guardas, cocineras y todo el personal de los centros educativos ha pasado por grandes transformaciones y retos, con lo que se ha demostrado su capacidad de respuesta, de adaptación y sobre todo, su vocación y don de servicio.

Es por todo esto que las instituciones socioeconómicas del Magisterio Nacional: la Junta de Pensiones y Jubilaciones del Magisterio Nacional (JUPEMA), CAJA de ANDE y la Sociedad de Seguros de Vida del Magisterio Nacional decidieron unirse y desarrollar una campaña de visibilización y reconocimiento sobre los aportes de los trabajadores de la educación al desarrollo de Costa Rica.

La intención es que todas las personas puedan entender el enorme trabajo que ha significado hacerle frente a lo generado por la Covid-19 y que no ha terminado, porque este fin de año será muy diferente a lo que estaban acostumbrados.

Destacados

Si bien es cierto, son miles de personas, en la campaña se destacan algunos ejemplos que dejan muy en alto a todo el persona de la educación que por más de año y medio ha estado presente.

Tal es el caso de don Róger Mora, conserje de la escuela Linda Vista en Río Azul de Desamparados quien afirma que “para mí la experiencia de trabajar en este centro educativo es algo muy reconfortante, yo disfruto lo que hago. Para mí todos son una familia, me gusta servir al personal y a los estudiantes, y poder darles un ambiente agradable, saludable y seguro”, expresó.

Sentimiento que se comparte en todas y cada una de las instituciones educativas del país, en cada rincón y que son dignas de darlas a conocer, como lo están haciendo las instituciones magisteriales.

Carlos Arias, director ejecutivo de JUPEMA explica que “la campaña se llama ¡Aquí estamos! Presentes y muestra la vocación, el servicio y la parte más humana de nuestros trabajadores de la educación, que no han bajado la guardia a pesar de las diferentes circunstancias por las que atraviesa el país”.

En este mismo sentido, Viviana Vásquez, gerente de Caja de ANDE agrega que “es indudable que la conexión entre los trabajadores de la educación y los estudiantes se ha mantenido aún a pesar del distanciamiento y las herramientas virtuales, porque es un vínculo social muy fuerte. Ahora las miradas conectan los corazones”.

También, Georgina Díaz, gerente general de la Sociedad de Seguros de Vida, asegura que: “Los trabajadores de la educación, desde cada una de sus áreas, se han convertido en una figura líder en la adaptación de la nueva normalidad y el respeto de las medidas sanitarias, ambos factores fundamentales para la reactivación social que se gesta desde los centros educativos”.

En total, en el país existen 127.604 trabajadores de la educación, de los cuales más de 90.000 están activos y más de 37.000 son jubilados o pensionados. El 72% de los funcionarios activos son educadores, el 7% son conserjes, 5% administrativos, 4% agentes de seguridad, 2% cocineras y un 1% corresponde a otros cargos. Se desconoce la ocupación del restante 9%.

Todo ellos merecen el aplauso y reconocimiento de todo un país que les agradece el esfuerzo realizado para minimizar el impacto en la educación causado por una situación inesperada.

Compartir.

Deja un comentario