martes, enero 18

Madres adolescentes deben ser apoyadas para que no abandonen estudios

0

– Prevención es fundamental

“Derecho a la educación de la adolescente madre. Yo sigo estudiando para escribir nuestro presente y futuro”, es el lema de la campaña con la que el Patronato Nacional de la Infancia (PANI) busca apoyar a las jóvenes para bajo ninguna circunstancia abandonen las clases y se superen.

Esto es de suma importancia, ya que, según los datos de la institución en el año 2019 se dieron 264 nacimientos en niñas de 14 años o menos, es decir un 0,4% del total de nacimientos, así como 7.776 nacimientos en adolescentes de 15 a 19 años, es decir el 12.1% del total de nacimientos.

Si bien la tendencia es a la baja en los últimos años producto de acciones como la educación sexual que se brinda en escuelas y colegios, la promulgación de la Ley 9406 Ley de Relaciones Impropias o el acceso a métodos anticonceptivos, aún los datos reflejan que hay mucho camino por recorrer para dejar de normalizar los embarazos en personas adolescentes.

“El embarazo en la adolescencia requiere el compromiso de todos y todas para asumir acciones preventivas que favorezcan el disfrute y el ejercicio de los derechos de las adolescentes, para que ellas puedan vivir su sexualidad y su vida de forma segura. Cuando una adolescente queda embarazada cambia radicalmente su presente y su futuro, hay un momento para ser madre y la adolescencia lo no lo es”, expresó la ministra de la Niñez y la Adolescencia, Gladys Jiménez.

La educación juega un papel fundamental ya que es la herramienta con la que las jóvenes pueden recibir las herramientas necesarias para no quedar embarazadas y disfrutar de esta etapa de su vida.

Apoyo

Sin embargo, cuando una adolescente queda embarazada esto la pone frente a escenarios inesperados y que sin lugar a dudas, le cambia todos sus planes a futuro, por lo que el apoyo es fundamental.

“Reduce sus perspectivas educativas o laborales y aumenta las posibilidades de pobreza y exclusión social, es por ello que se torna tan importante contar con programas preventivos y educativos”, agregó Jiménez.

Justamente los expertos indican que este periodo de la vida es crucial en desarrollo de los humanos, donde experimentan importantes cambios físicos, emocionales e intelectuales que al quedar embarazada se ven interrumpidos.

Es por esto que el garantizarle apoyo es fundamental para que la joven siena que va a poder disfrutar de los mismos derechos y oportunidades para alcanzar su desarrollo integral.

“Contar con programas educativos y formativos es muy importante para acompañar a las adolescentes y dotarlas de herramientas, habilidades y destrezas para que continúen con su proyecto de vida, que sigan estudiando o bien prepararlas para su inserción en el mercado laboral, y que logren su autonomía económica”, agregó la ministra.

Programas

Justamente en este sentido, el PANI cuenta con varios programas que dan ese acompañamiento y esas oportunidades con el fin de que estas muchachas puedan contar con una mano amiga.

Uno de ellos es el “Programa Adolescente Madre” que brinda 2500 becas al año, con un monto mensual de 100 mil colones para que se mantenga en el sistema educativo.

Los requisitos para que la adolescente madre o en estado de gestación obtenga la beca son: ser menor de 18 años, encontrarse matriculada en alguna modalidad educativa del Ministerio de Educación Pública (MEP), presentar la solicitud a la oficina local correspondiente que valorará las condiciones.

También se cuenta con los talleres socio formativos, donde se empodera a las adolescentes madres y embarazadas para que reconozcan sus capacidades, aptitudes y habilidades para que se convenzan que mantenerse en el sistema educativo, es el mejor camino para garantizar un proyecto de vida independiente, supliendo sus necesidades propias y las de su hijo o hija.

Además en la línea gratuita 800-2262626, se da acompañamiento psicosocial y legal a las adolescentes y sus familias. Al año se reciben cerca de 7 mil llamadas.

Pero en este momento la familia siempre será la principal apoyo que se puede tener para continuar adelante.

Datos para recordar:

– Todos y todas somos responsables de dejar de normalizar el embarazo en adolescentes porque es una forma de violencia que coloca a la persona adolescente en riesgo y vulnerabilidad.
– Las relaciones impropias son un delito y deben ser denunciadas.
– Las personas adolescentes tienen el derecho de vivir su edad planamente. Deben estudiar, compartir con sus iguales, divertirse, forjar su proyecto de vida y luchar por realizar sus sueños.
– Cuando una adolescente resulta embarazada, debe contar con las condiciones que le permitan su desarrollo integral y la satisfacción de todos sus derechos, responsabilidad de todas y todos.
– Padres y madres tienen la responsabilidad de crear ambientes protectores donde se prevenga el embarazo adolescente y otras situaciones de riesgo.

Compartir.

Deja un comentario