viernes, agosto 12

Baje el consumo de sal y cuide su salud

0
  • Condimento puede ser muy perjudicial

La sal es algo que prácticamente no puede faltar en los hogares costarricenses y que se usa para condimentar los alimentos, sin embargo, pese al buen gusto que les puede dar no es sinónimo de buena salud.

Según los médicos de COOPESANA R.L. la dieta de los costarricenses contiene más sal de lo necesario lo que pone en riesgo su salud, y por ese motivo es que se hace un llamado a la población para reducir su consumo diario.

Para nadie es un secreto que las persona usan la sal para todo, con el propósito de darle mejor sabor a la comida, desde lo más básico que puede ser el arroz, hasta las ensaladas o las carnes.

Sin embargo, las expertas en nutrición de la cooperativa: Stephanie Torres, María Antonieta Rivas y Sandra Navarro, aseguran que no es imprescindible y por el contrario se debe de buscar la manera de reducir su consumo.

Autoridades de Salud han logrado determinar que la población adulta de Costa Rica consume en promedio más del doble del valor recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que es de cinco gramos, menos de una cucharadita de sal por persona al día.

Es decir que los costarricenses en este momento están llegando a consumir más de 10 gramos lo que está generando en la población presión alta, lo que aumenta el riesgo de accidentes cerebrovasculares y enfermedades cardíacas.

Consecuencias

Prueba de esta situación es el aumento que las autoridades de salud vienen reportando en los últimos años y que es lo que hace que se enciendan las alarmas por parte de los médicos.

Por ejemplo, tan solo en el Área de Salud de Escazú se reportan 7.524 personas en control por hipertensión; en el Área de Salud de Santa Ana 8.196 y en San Francisco-San Antonio se registran 4.464 afectadas por esta enfermedad.

Esto obliga a que sea urgente que la población tome conciencia y comience a cambiar sus hábitos alimenticios en lo que respecta al uso de sal para que a futuro el sistema cardiovascular no le pase factura e incluso ponga en riesgo su vida.

El primer paso es comenzar a acostumbrarse al sabor natural de los alimentos, es decir, sin sal y tomarle el gusto para poder disfrutar de una manera más saludable.

Consejos

Con el fin de poder modificar ese hábito los nutricionistas Stephanie Torres, María Antonieta Rivas y Sandra Navarro, de las Áreas de Salud de Escazú, Santa Ana y San Francisco-San Antonio, respectivamente elaboraron una lista con nueve consejos sencillos que le permitirá a las personas disminuir la cantidad de sal que se consume en las casas.

Estos son los consejos que se pueden implementar:

1. Consumir no más de una cucharadita de sal por día distribuida entre los alimentos que se preparan a diario.

2. Reducir gradualmente el consumo de la sal sin que se note al paladar.

3. Evitar las salsas preparadas, productos enlatados o lo que venga en conserva, pues contienen altas concentraciones de sal.

4. Utilizar olores, hierbas, especies naturales y limón para dar sabor a las comidas.

5. Eliminar de la mesa el salero y los condimentos cargados de sal, en especial para que los niños no desarrollen el hábito de agregarlos a los alimentos.

6. Escurrir y enjuagar los vegetales y las leguminosas enlatadas.

7. Revisar el empaque y la lista de ingredientes de los productos que vienen empacados y siempre elegir los que dicen bajo en sodio, en la etiqueta nutricional. Importante la sal o el sodio pueden aparecer como glutamato monosódico, extracto de levadura o proteína hidrolizada, entre otros.

8. Evitar las comidas con exceso de grasa como frituras o empanizados.

9. Cocinar las carnes y pescados a la plancha, la parrilla, asados, al horno, hervidos, al vapor o en el microondas.

A lo mejor al inicio sea un poco difícil poder acostumbrarse a la poca sal y a los “nuevos sabores” pero poco a poco lo sentirá normal y hasta le podría llegar a incomodar el exceso del condimento.

Un último consejo es que cuando se sale a comer a cualquier establecimiento se recomienda inclinarse por ensaladas, pollo o un pescado a la parrilla, por ejemplo para que tengan menos sal.

Con solo seguir estos consejos está cuidando su salud, su corazón y garantizándose un mejor futuro.

Compartir.

Deja un comentario