viernes, agosto 12

Los recuerdos que cuentan

0

Mario Giacomelli

Para Revista Magisterio

El aclamado cineasta irlandés Kenneth Branagh, nacido en Belfast en 1960, rinde tributo a su ciudad natal, su historia y sus habitantes, con una obra cálida y nostálgica, de marcado sabor autobiográfico.

Es ésta la entrega más íntima y personal de Branagh, realizador ecléctico quien alcanzó la fama con algunas esmeradas adaptaciones de William Shakespeare, incluyendo “Enrique V” (1989) y “Hamlet” (1996); e incursionó éxitosamente en el cine comercial, dirigiendo hitos como “Thor” (2011) y “La Cenicienta” (2015).

Ganadora del premio Oscar al mejor guión original, “Belfast” ofrece más que la recreación de un lugar y una época específicos.

El autor elige episodios significativos de su infancia y los comparte con el público, plasmando en pantalla los recuerdos que cuentan: aquellas experiencias, anécdotas y lecciones de vida que moldearon su personalidad y lo hicieron madurar como ser humano.

Violencia en las calles

Tras una breve introducción, con tomas a colores de Belfast en la actualidad, la película se torna en blanco y negro y se traslada a 1969.

Muestra la realidad a través de la mirada atenta de Buddy, un niño de nueve años quien reside en un barrio suburbano junto a sus padres.

Buddy lleva una existencia serena, hasta que la violencia brota en las calles de repente.

Grupos de fanáticos, de religión protestante, atacan a los vecinos católicos y los sacan de sus casas.

Los conflictos empeoran, llegando al borde de una verdadera guerra civil, lo cual provoca la intervención del ejército inglés.

El padre de Buddy se rehúsa de participar en el movimiento anti-católico; y considera la opción de migrar a Australia, en busca de mejores condiciones. En esta situación convulsa, el chico observa el mundo de los adultos, mientras tiene sus propias vivencias: cumple sus deberes como estudiante, conoce la emoción del primer amor, escucha los sabios consejos de sus abuelos y comete errores que lo ayudan a crecer.

Vibrante discurso humanista

La luminosa expresividad de Jude Hill, quien desempeña el rol de Buddy de manera jocosamente espontánea, es una de las muchas cualidades que enriquecen esta producción entrañable.

En cada instante de proyección, se percibe el profundo cariño con el que Branagh evoca su propio pasado y sobre todo, las figuras de sus parientes cercanos, empezando por el abuelo, encarnado magistralmente por Ciarán Hinds.

En estos retratos, elaborados con fina sensibilidad, radica la esencia de un filme que es sencillo sólo en apariencia. Está apegado a la perspectiva inocente de su pequeño protagonista; por ello, no profundiza en el contexto histórico y se mantiene al margen de las consideraciones ideológicas. Aún así, esboza una moraleja valiosa con claridad contundente.

Las sugestivas imágenes de “Belfast”, captadas por una fotografía nítida y reforzadas por bellas canciones del también irlandés Van Morrison, encierran un vibrante discurso humanista.

Es al mismo tiempo un sincero elogio a la unión familiar, la solidaridad y otros valores universales; y un firme alegato en contra de la discriminación y la intolerancia.

Belfast

(Belfast)

Dirección: Kenneth Branagh.

Guión: Kenneth Branagh.

Reparto: Jude Hill, Caitríona Balfe, Jamie Dornan, Judi Dench.

Duración: 98  minutos.

Origen: Irlanda 2021.

Género: Drama.

Calificación: Todo público.

Compartir.

About Author

Deja un comentario