viernes, agosto 12

5 millones de árboles honran a fallecidos por Covid-19 y ayudan al ambiente

0
  • Son símbolo del renacer luego de época muy compleja

La pandemia del Covid-19 llevó dolor a millones de familias en todo el mundo del cual apenas se están recuperando, es por eso que en nuestro país nació el movimiento Healing Trees, mediante el cual con la siembre de árboles se busca honrar a las personas que perdieron la vida producto de este virus.

Ya son más de cinco millones de árboles los que se han sembrado en países, además de Costa Rica, como: México, Brasil, Colombia, Ecuador, Perú, Argentina, Estados Unidos, Líbano, Nigeria, Uganda, Camerún, Kenia, India, Nueva Zelanda e Israel, entre otros, unidos en un mensaje de esperanza a una sociedad que vive un proceso de duelo.

La idea es que ahora crezcan como un símbolo de esperanza para todas las personas que atraviesan procesos de duelo y además sirvan para limpiar el ambiente y se dé la producción de oxígeno que todos necesitamos para poder respirar.

Esta iniciativa nació de la Fundación San Ramón Carbono Neutral con la esperanza de enviar un mensaje positivo y de paz a toda la humanidad, como una manera de demostrar que esta es la oportunidad para un nuevo renacer del ser humano.

Este movimiento es apoyado por diversas organizaciones que se han unido para lanzar ese mensaje de esperanza y demostrar que cuando se quiere el mundo puede unirse y vencer cualquier adversidad.

Beneficio ambiental

Ahora todos estos árboles sembrados servirán para mitigar el efecto invernadero atrapando el calor, reduciendo los niveles de ozono a nivel del suelo y liberando el oxígeno.

Justamente la capacidad de los árboles para absorber el dióxido de carbono (CO2) hace que sean una herramienta valiosa en la lucha contra el aumento de las temperaturas.

“A medida que el COVID-19 se extendió por todo el mundo, nos unió en un dolor compartido; un dolor que no elegimos. Pero hoy elegimos unirnos para vivir una esperanza compartida. Ese es el significado de este acto global de solidaridad. Es una demostración de que la fuerza puede provenir de la fragilidad”, apuntó Reeta Roy, presidenta y CEO de Mastercard Foundation.

Cabe resaltar que esta iniciativa promueve que lo que se siembren sean especies nativas y de árboles frutales para que puedan ofrecer sus frutos a las comunidades.

Si bien la actividad se ha hecho en fechas específicas, lo cierto del caso es que va más allá e incluso se promueve que cada aliado no solo a sembrar sino también a cuidar los árboles al menos por 3 años para que crezcan fuertes en honor a las vidas perdidas por esta pandemia y puedan desarrollarse adecuadamente para dar su aporte al ambiente.

En nuestro país se lograron alcanzar casi 20.000 compromisos de siembra, gracias a aliados como el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), Bomberos de Costa Rica, muchas empresas privadas y organizaciones como el Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (Catie), BAC Credomatic, Península Papagayo, Quálitas Costa Rica, Aeisa Transformadores y Redes Eléctricas, y la Fundación Innova Emprende que se han venido sumando a este memorial.

¿Qué pasaría si por un día hacemos una pausa, reconocemos lo que la pandemia nos ha hecho perder, reflexionamos y nos unimos para sanar, todos juntos? Esa pregunta motivó el nacimiento de Healing Trees, un movimiento para sanar y dar consuelo a la sociedad a través de la siembra de árboles.

“La pandemia del COVID 19 llegó sin aviso y nos afectó a todos de diferentes maneras, retando a nuestros sistemas de salud, generando desempleo y desafiando el modelo empresarial, pero aún más importante, golpeó nuestros corazones, la forma en que convivimos y nuestra salud mental, dejando huellas profundas en la sociedad y resaltando que nos necesitamos los unos a los otros para avanzar de forma solidaria. La pandemia nos ha demostrado cuán frágiles somos, lo mucho que podemos extrañar un abrazo y la importancia de mantenernos unidos”, dijo José Zaglul, presidente de la Fundación San Ramón Carbono Neutral.

Es así como un acto simbólico se ha convertido en la manera de poder desahogar un poco el dolor que tantas personas han sentido al perder un ser querido al que además no le pudieron dar el último adiós como se merecía, como se estaba acostumbrado.

Compartir.

Deja un comentario