viernes, agosto 12

¿Cómo se debe actuar ante casos de bullying?

0
  • Costa Rica es el segundo país de Latinoamérica donde se da esta situación

Lamentablemente la Bullying o acoso escolar es una situación que se da en todos los centros educativos y que incluso se llega a ver como algo normal, cuando en realidad se debe de combatir a toda costa.

Es por eso que cuando hay un caso de bullying y una persona es testigo debe de tomar cartas en el asunto y de inmediato buscar la manera para ponerle un alto a la situación.

Los expertos aseguran que al darse en una etapa clave de la vida del ser humano, más bien puede marcarle para siempre y crearle problemas a futuro, incluso ya en la edad adulta.

Álvaro Solano, director de Psicología de la Universidad Fidélitas, explicó cómo es que se debe actual al presenciar una situación de acoso escolar:

– Denuncie la violencia a las autoridades competentes.
– Practique una escucha activa, permita que la persona exprese con total libertad su situación.
– Valide las emociones de la víctima.
– Establezca un contacto de confianza generando empatía.
– No realice preguntas incomodas, con el fin de evitar la revictimización.
– Ubique a la víctima en un lugar seguro donde se sienta protegido en este momento.
– Espere que las autoridades educativas activen los procedimientos o protocolos y se emitan las acciones correctivas y formativas respectivas.

“La víctima de acoso o bullying es la persona que recibe las agresiones y humillaciones del acosador. Por lo general, no tienen claro por qué son objeto de esos maltratos y se sienten agobiadas e incapaces de salir de la situación”, agregó Solano.

Todas las instituciones educativas, tanto público como privadas deben de contar con protocolos de acción ante estos comportamientos y corregirlos de la mejor manera.

Incluso el Ministerio de Educación Pública de Costa Rica (MEP) cuenta con varios protocolos, incluido el de actuación en situaciones de bullying y Protocolo de Atención del bullying contra la población LGTBI inserta en los centros educativos, entre otros como situaciones de violencia, prevención del riesgo suicida entre otros.

Comportamientos que alertan

Las señales para encender las alarmas sobre lo que puede estar ocurriendo son múltiples y se debe de estar muy atento para cuando se presenten buscar la manera de conocer dónde y cómo se está presentando el Bullying.

La ansiedad es uno de ellos y puede manifestarse como fobia escolar o social, crisis de angustia, trastornos del apetito y sueño, sensación de indefensión, baja autoestima, retraimiento social y cuadros depresivos (factores importantes que ayudan a generar ideación suicida o el suicidio).

Otra señal puede ser la baja en el rendimiento escolar a lo cual se debe de prestar atención por parte de educadores y encargados de los menores.

Según Solano estas personas, “Suelen mostrar condiciones de debilidad física o psicológica, baja autoestima, discapacidades, retraimiento, ansiedad o liderazgo pasivo; no suelen ser populares, son tímidos, introvertidos. A veces, la víctima termina aceptando las acusaciones que soporta y se convence que es inferior, mal estudiante, mal compañero o compañera, una persona socialmente desadaptada o incapaz de valerse por sí sola. Se ha visto que tener algún tipo de discapacidad, se convierte en un factor de riesgo para ser víctima del bullying”,

Datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) revelan que Costa Rica es el segundo país en Latinoamérica donde más bullying escolar se sufre.

“El buleador generalmente es un estudiante, que puede ser, o no, compañero y puede estar en menor o mayor nivel que la víctima, mientras el acosador es una persona que violenta los derechos de las demás personas por medio de conductas hostiles tales como golpes, bromas, burlas, etc., y puede darse en la cotidianidad o en contextos educativos”, expresó el experto, quien agregó que este identifica personas vulnerables o con alguna situación que puede ser blanco de crítica o discriminación, como las condiciones de pobreza, rendimientos académicos, raza, etnia, cultura, orientación sexual, identidad de género, religión, sexo, entre otras.

A esto también se le debe de poner atención ya que las personas que se convierten en buleadores, de una u otra forma están intentando llamar la atención y es por eso que se le debe de ayudar y escuchar para buscar la causa de querer ser esa persona que agrede a otras.

Los docentes consideran, por lo general, que los agresores suelen estar entre los más populares en sus respectivos grupos y en el colegio, señaló el director de Psicología de Fidélitas.

Solo actuando a tiempo y en ambas vías se podrá frenar esta problemática que afecta a tantos menores en la sociedad.

Compartir.

Deja un comentario