viernes, agosto 12

Caja intensifica mensaje contra la hipertensión arterial en toda la población

0

La hipertensión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias y constituye una de las enfermedades crónicas más frecuentes que afectan a un 30% de la población de las Américas, según datos de la Organización Mundial de la Salud.

Adoptar un estilo de vida saludable que involucre la práctica regular de actividad física, mantener un peso corporal saludable, una alimentación baja en sodio, evitar el tabaquismo y ser adherente al tratamiento farmacológico destacan como las principales acciones para prevenir y controlar esta enfermedad.

De acuerdo con la Dra. Jéssica Navarro médica, nutricionista y coordinadora del Programa de Enfermedades Crónicas No transmisibles de la CCSS, este padecimiento se presenta cuando se eleva la presión arterial en forma sostenida por encima de los valores considerados normales.

Habitualmente no genera síntomas, por este motivo, se la considera la “enfermedad silenciosa”.

Aseguró que, en el manejo de la hipertensión, una presión arterial dentro de un rango normal debe mantenerse por debajo de 140/90 (milímetros de mercurio) para permitir un adecuado flujo sanguíneo a todas las partes del organismo.

Si la presión excede este límite y persiste esta condición, el riesgo de que una persona sufra un evento cerebro o cardiovascular aumenta.

Cuanto más alta es la presión en las arterias, más esfuerzo debe realizar el corazón para bombear; lo que puede ocasionar daño severo en este órgano u otros, entre ellos el cerebro, los riñones y los ojos.

Según explicó, esta condición es más frecuente en personas adultas de mediana edad y adultas mayores, sedentarias, con exceso de grasa corporal, colesterol y triglicéridos altos, pero también puede ser hereditaria.

Los factores involucrados en su desarrollo son el alto contenido de sodio, grasa y colesterol en la dieta, así como el tabaquismo, el consumo de alcohol, el sedentarismo, el sobrepeso y la obesidad.

Otra de las preocupaciones de la Dra. Navarro es que, en Costa Rica se ingiere casi el doble de la cantidad de sal que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) se debe consumir, es decir, el promedio de consumo de sal es más elevado que lo recomendado: cinco gramos por persona al día que equivale a una cucharadita rasa de sal refinada.

Según la experta, este es uno de los elementos de la alimentación que modifican la presión arterial. El exceso de sodio retiene agua y hace que aumente, lo que obliga al corazón a trabajar más.

Explicó que el sodio se encuentra en la sal y en los condimentos que se utilizan para sazonar y dar sabor a los alimentos, de ahí la importancia de leer la etiqueta de los productos y conocer sus ingredientes.

Es común que el sodio esté presente en la mayoría de los alimentos tanto salados como dulces que se adquieren en restaurantes, supermercados, ventas de comida rápida, artesanales y en la calle, por lo que, es importante ser cuidadosos al momento de tomar decisiones sobre lo que se compra y lo que se consume.

¿Qué se puede hacer para prevenir la hipertensión?
Los consejos de las autoridades de salud son los siguientes:
• Deje de fumar.
• Controle su peso. Recuerde que el sobrepeso le añade una carga extra a su corazón.
• Reduzca el consumo de sal y consuma alimentos saludables, que no aumenten el nivel de colesterol.
• Evite el consumo de bebidas alcohólicas, pues esta sustancia aumenta la presión en sus arterias.
• Realice regularmente actividad física de moderada intensidad entre tres y cinco veces por semana: Elija un programa sencillo que pueda mantener, y hágalo regularmente, al menos 30 minutos diarios.
• Reduzca el estrés.
• Cumpla al pie de la letra con el tratamiento que le prescribe su médico.
• Recuerde retirar cada mes los medicamentos para el control de la hipertensión y si tiene dudas aproveche la consulta farmacéutica.
• Conozca los números de su presión arterial: Alta sobre 140/90.
• No olvide asistir a las citas de control.

Compartir.

Deja un comentario