miércoles, abril 17

Cuide el salveque de los menores para evitar lesiones y daños a futuro

0
  • Peso y altura son claves para elegirlo.

Llevar los cuadernos, libros y todo lo necesario para poder recibir clases de la manera más adecuada es una responsabilidad que se le debe de inculcar a los niños y generalmente el aliado para poder hacerlo es la utilización de un salveque.

Sin embargo, es importante tener claro que no se trata de comprar uno por comprarlo, sino que se deben de tomar en cuenta muchos elementos, desde la contextura del menor que lo va a usar, hasta el acomodo de las cosas que van a ir dentro.

“Escoger el salveque adecuado incluye que sea del agrado de la persona que lo usa y a la vez, cumplir con características ergonómicas y funcionales que cuiden su salud”, afirman los expertos para el momento que los niños van hacia los centros educativos.

Mariela Fonseca, fisioterapeuta y vocera de Totto, da tres puntos importantes que los padres o encargados de los menores que se deben de tener en consideración para cuidar la salud de los menores.

Lo primero es tener claro el tamaño y contextura de la o el estudiante que va a cargar cinco días de la semana la mochila que se va a comprar.

“Que el salveque no sobrepase el ancho de la cintura y que no sobrepase el largo de la espalda”, es la recomendación que hace Fonseca, ya que no cumplirse podría generar problemas justamente en la columna, que a largo plazo pueden llegar a ser muy graves.

Por otra parte es necesario tener presente el peso de lo que se lleva en el salveque, este detalle es de suma importancia para pensar en tamaño y calidad de lo que se va a usar.

En este sentido Fonseca comentó que “el usuario no debe cargar más del 10%-15% de su peso corporal en el salveque”, por lo que para aquellos escolares que requieren transportar gran cantidad de libros de texto, cuadernos y tablet/laptop, se recomienda el uso de salveques de ruedas”.

Esta opción se ha vuelto cada vez más popular, justamente porque no implica que realmente se deba de cargar el peso, sino que solo se jala, sin embargo, en esto también se debe de pensar en el tamaño del menor, para que no tenga que inclinarse para poder jalarlo.

También es importante tener en cuenta los temas de ergonomía y para esto la fisioterapeuta recomienda buscar correas en forma de “S” que sean acolchadas y ajustables, de tal manera que haya una mejor colocación del salveque al cuerpo y el peso se cargue en la zona lumbar.

Y, fuera del diseño y tamaño del bulto, al tenerlo ya, hay que pensar en la manera correcta de usarlo, ya que un peso mal distribuido, aunque sea el adecuado, igualmente puede terminar causando daños.

“El uso correcto del salveque el cual siempre se debe cargar sobre los dos hombros para así tener una mejor distribución del peso. Adicional, no podemos olvidar como organizar el salveque, y recomendamos colocar los ítems más pesados cerca de la espalda y distribuir su peso uniformemente”, agregó la especialista.

Sin lugar a dudas, diseños, colores, formas y estilos, sobran en los comercios, pero antes de todo lo bonitos que puedan ser, es importante tener en cuenta lo que la salud de los estudiantes requiere y va a agradecer, para que cuando llegue a adulto no vaya a tener consecuencias.

Un detalle que podría ser relevante, es por ejemplo que el salveque tenga un espacio para llevar una botella con agua, lo que es relevante para que tenga un dispositivo propio para ingerir el líquido que necesita, especialmente pensando si debe de caminar alguna distancia considerable.

Además del salveque, también hay que pensar si hay otros accesorios adicionales que deba de cargar el estudiante, como por ejemplo una lonchera para llevar la merienda o alimentos que vaya a ingerir durante los recreos.

Con estos consejos se puede garantizar que el estudiante irá en las mejores condiciones a las lecciones y terminará el año sin problemas de dolores o deformidades en la columna.

Compartir.

Deja un comentario