viernes, mayo 24

Un pueblo en Guanacaste donde los carros no son bienvenidos

0
  • Las Catalinas tiene montaña y playa en un solo lugar

Pensar en un pueblo sin carros es casi imposible en una sociedad donde este es el principal medio de transporte y más si se trata de ir a la playa, pero en Guanacaste lo hicieron posible.

Se trata de “Las Catalinas” un pueblo que está ubicado entre la montaña y la playa y ofrece una experiencia única, entre otras cosas porque los carros no son permitidos,

“Su propósito es crear un estilo de vida sano, sostenible, gratificante, y divertido. Las Catalinas está compuesta de casas, tiendas, restaurantes, pequeños hoteles y posadas, plazas, parques e instalaciones recreativas”, indican sus promotores.

Todo esto fue construido y pensado con una distribución tal que busca crear una serie de maravillosos espacios públicos entrelazados con la naturaleza, ideales para recorrer a pie.

“Imaginá un aire más limpio, reducción en la contaminación acústica y calles más seguras para todos. Sin importar si sos un entusiasta del medio ambiente o simplemente alguien en busca de un estilo de vida más pacífico y sostenible, hay innumerables razones para abrazar comunidades libres de automóviles como Las Catalinas, donde las personas tienen prioridad sobre los vehículos.”, aseguran sus habitantes.

Incluso a adentrarse en el pueblo su arquitectura traslada a otro lugar y está adaptada para la vida al aire libre. “La ausencia de vehículos motorizados es refrescante”, indican.

A un lado, el pueblo está rodeado de cerca de 400 hectáreas de colinas y valles cubiertos por bosque tropical seco que dan la sensación de estar  abrazando al pueblo, llenos de extensos senderos ideales para caminatas y recorridos en bicicleta de montaña.

Bicicleta si se puede usar pero lo más recomendable es caminar, para disfrutar de las calles peatonales, y de los senderos que conducen a diferentes lugares, un mirador, una playa, en fin los caminos están rotulados y puede ir eligiendo la aventura que desea tener.

Al otro costado se encuentran dos de las mejores playas de todo Costa Rica, excelentes para nadar, practicar stand up paddle, hacer paseos en kayak, disfrutar de las olas en tablas de boogie, y explorar las aguas haciendo snorkel.

Todo el pueblo está pensado para el turismo, por lo que cualquier actividad de las mencionadas se puede coordinar en el lugar que podrá conseguir los equipos necesarios y la guía que requiera.

Las playas más cercanas son Danta y Dantita, pero puede movilizarse a otros lugares, por ejemplo se está a una hora de playas del Coco, pero ahí si hay carros y bullicio.

Volviendo al hermoso pueblo, existen diversos restaurantes o sodas, para todos los gustos, donde puede degustar gran variedad de comidas tanto típicas como de otras latitudes.

Una de las actividades que llama mucho la atención, es el taller de carpintería, el cual es fundamental, ya que de una u otra forma es como el corazón del pueblo, porque es gracias a la madera que se han podido hacer muchos de los acabados arquitectónicos que tanto impresionan.

Además de que acá se han fabricado los muebles de los hoteles y casas que hay en el lugar.

Y esto nos lleva a conversar de otro tema muy importante, el hospedaje, al igual que la comida hay variedad de opciones, por lo que solo es cuestión de hacer averiguaciones y buscar una opción que se adapte a lo que cada persona busca.

Algo que es muy característico del pueblo, son los mosaicos, cada casa, cada hotel, restaurante, establecimiento, tiene su sello en el mosaico, ya que son o producidos en el lugar o bien por algún artesano costarricense, y un toque único e incluso entretiene porque buscar encontrar la forma o formas que se encuentran en cada uno.

“Creemos que Las Catalinas es uno de los pueblos nuevos más importantes y hermosos del mundo. Le invitamos a experimentar este destino peatonal tropical por sí mismo.”, concluyen quienes ya conocen y viven en el lugar.

Para obtener más información puede llamar al 2654 4600 o bien ingresar al sitio web: https://www.lascatalinascr.com/es y poder tener más detalles de un pueblo que decidió decirle no a los carros y sí al aire fresco.

Compartir.

Deja un comentario